a a a a

miércoles, 07 de julio de 2010

|

EL ICANH SE PRONUNCIA SOBRE CAMPAÑA DE PUBLICAR S.A

Desde hace aproximadamente dos meses por diferentes medios de comunicación nacional se viene promocionando un juego en el cual quien lo descifre correctamente podrá ganar una cuantiosa suma de dinero. A simple vista parece un concurso más de los tantos existentes en el país que invitan a los colombianos a pasar un rato de ocio con la posibilidad de otorgarles algunos premios a los participantes. Sin embargo, lo particular de este concurso es que se apropia de un lenguaje que va en detrimento del Patrimonio Cultural de la Nación.

En esto radica lo problemático de la campaña publicitaria de carácter promocional que ha venido divulgando Publicar S.A, empresa del grupo Carvajal, bajo el nombre de “Las Líneas de Guasca”, pues emplea conceptos relacionados con el Patrimonio de la Nación, pero en un sentido negativo convirtiéndolo en algo de fácil acceso, que cualquiera podría poseer y asignarle arbitrariamente un valor comercial. Concretamente, el juego irrespeta la memoria cultural del pueblo Muisca y atenta contra el patrimonio arqueológico de los colombianos al invitar a la búsqueda de tesoros y “guacas”.

En su misión de conservar y proteger el patrimonio arqueológico de la Nación, el Instituto Colombiano de Antropología de Historia, encuentra inconveniente esta campaña publicitaria pues hay en ella una violación explicita de los artículos 63 y 72 de la Constitución Nacional al desconocer una de las tres características fundamentales concernientes al patrimonio arqueológico nacional y es su inalienabilidad, esto es, que el patrimonio no puede ser comprado, ni vendido y por lo tanto, no se le puede asignar valor monetario.

Desde esta perspectiva, debe aclararse que la persona que posea o encuentre fortuitamente piezas pertenecientes al patrimonio arqueológico de la Nación debe informarlo a las autoridades y al ICANH, siguiendo lo estipulado por el artículo 6º de la Ley 397, modificado por el artículo 3º de la Ley 1185 de 2008. De la misma manera, hay que hacer énfasis en el hecho de que la guaquería constituye un delito que tiene consecuencias penales, disciplinarias y administrativas, según el artículo 15 de la Ley 397 de 1997.

Teniendo presente lo dicho, desde la Dirección General del ICANH se solicitó a la empresa PUBLICAR S.A, replantear los términos en que ha sido creada esta campaña publicitaria con el fin de que el mensaje que hasta ahora trasmite no resulte en un incremento de la “guaquería” y de delitos asociados con el patrimonio arqueológico, en el desconocimiento de la importancia que tiene en nuestro territorio la memoria cultural de los pueblos indígenas, y en todo caso en el irrespeto de nuestra identidad como colombianos.

En la comunicación enviada a PUBLICAR S.A, el ICANH manifestó su disconformidad por la forma como se venía adelantando la campaña. En especial, reveló su desconcierto por el uso de términos como “tesoro” y “guaca”, entre otros, para referirse al patrimonio arqueológico de la Nación. Por su parte, Publicar S.A, restó importancia al problema planteado por el Instituto señalando que el juego publicitario se basaba en el respeto al patrimonio de los colombianos y que, ante cualquier duda, iban a usar el portal de la campaña, así como twitter y facebook, para advertir a los destinatarios de éste acerca del régimen especial de protección que cobija a estos bienes.

No obstante lo anterior, el ICANH observa que el consumidor colombiano sigue siendo objeto de una invitación masiva a comerciar y saquear el patrimonio arqueológico. Por ejemplo, al consultar el perfil en Facebook de “Las líneas de Guasca” se puede constatar fácilmente que la compañía usa imágenes de bienes que pertenecen a esta categoría especialmente protegida del patrimonio, poniéndolo en riesgo al llamarlo “Los Tesoros de Choi Kim” y presentando una imagen sofisticada de los “guaqueros” o, como ellos los llaman “cazalíneas.

La campaña publicitaria llamada “Las líneas de Guasca” –insiste el ICANH- induce a un grave engaño a los colombianos. La información que se da en Facebook anuncia “grandes riquezas” e invita a “acceder al millonario entierro”; también aduce que los Muiscas “enterraron sus últimos y pequeños tesoros, que hasta el día de hoy no han sido encontrados” y que, dada la benevolencia de Publicar S.A, hay “cazalíneas dispuestos a “dirigir la búsqueda masiva del tesoro”. Este tipo de invitaciones, ciertamente, al ser dadas por fuera de cualquier contexto legal, ponen en peligro bienes protegidos especialmente por la Constitución.

Es necesario recordar que el Estatuto del Consumidor, en su título II, prevé la figura de información engañosa como una de las maneras en las que el productor o anunciante de un bien o servicio puede perjudicar los derechos de consumidor. La Circular Externa No. 11 de 2002, al indicar los criterios que se deben tener en cuenta para establecer si una información es engañosa o no, precisa como uno de ellos, omitir información necesaria para la adecuada comprensión de la propaganda comercial (Numeral 2.1.1.2).

En el caso de “Las líneas de Guasca” nos encontramos claramente ante un evento de esta índole, pues Publicar S.A ha omitido indicar en su campaña cuál es el verdadero carácter del patrimonio arqueológico y ha pasado por alto el hecho de que está invitando al saqueo, la búsqueda y el comercio de aquello que está protegido constitucional y legalmente.
[Ver en formato amigable para la impresora]
INSTITUTO COLOMBIANO DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA